[sharethis-inline-buttons]

Los trastornos hormonales por lo general están asociados a un mal estilo de vida llevado por muchos años.
Daniela tiene 29 años de edad. Desde hace dos años empezó a tener irregularidades menstruales, acné, crecimiento de vello donde antes no había, dermatitis seborreica, cansancio y dolores de cabeza. Ella había sido diagnosticada con síndrome de ovario poliquístico siendo medicada con hormonas las cuales mejoraban su condición momentáneamente mientras las tomaba. El problema era que al poco tiempo de dejarlas, volvían todos sus síntomas.
Daniela llegó a nosotros y junto al tratamiento recomendado por su ginecólogo, iniciamos tratamientos de limpieza hepática profunda, una dieta de eliminación de alimentos inflamatorios como el gluten, el azúcar y productos refinados. También se le recomendó toma de probióticos y realizó terapia freq para eliminar ciertos hongos que agravaban su problema.

A las pocas semanas Daniela revertió su condición y ahora se encuentra sana y feliz.

[sharethis-inline-buttons]

Leave a reply