[sharethis-inline-buttons]

Regresemos a las bases. Nos hemos dedicado los últimos 80 años a destruir nuestras vidas, nuestro mundo y nuestro ecosistema.

De acuerdo a la más actualizada  información disponible, todas las enfermedades apuntan a cuatro simples orígenes, que cuando los corregimos y no es muy tarde aún, sobreviene la vida y la salud. Son los mismos pilares que apuntamos a tratar de forma integrativa en el centro médico que dirijo. Estos son: Mala alimentación, Falta de detoxificacion, Stress cotidiano, Exceso de medicación.

La alimentación actual es pésima. No hay otra forma de describirlo. Y por si eso fuera poco, somos adictos a ella. En toda la historia evolutiva del ser humano nunca nos habíamos alimentado tan mal.  Nuestros productos ( y digo productos porque ya no hay como llamarlos alimentos) cada vez son menos nutritivos y más cargados de químicos. Las frutas maduran en cajas, los vegetales y hortalizas crecen en tierras contaminadas, el arroz tiene arsénico, las aguas tienen flúor y demás químicos, necesitamos suplementarnos porque los nutrientes que comemos no son suficientes para mantenernos sanos. Tomamos vitaminas! Es por esto que la reeducación alimentaria hacia una alimentación natural y fisiológica es indispensable en cualquier enfermedad. ¡La salud entra y sale por la boca!

Nos hemos olvidado de las terapias depurativas que antes mantenían a nuestros ancestros sanos. Los procesos depurativos como los ayunos, las purgas, los lavados y enemas cuando eran requeridos eran la mejor solución a cualquier problema.  No fuera necesario detoxificarnos si viviéramos como fisiológicamente deberíamos de vivir, sin embargo hoy, por nuestro estilo de vida, detoxificarse es imperativo.

El stress tiene un terreno fértil y predispuesto para hacer lo que se le venga en gana.  Un cuerpo  toxico es más susceptible al stress. Está comprobado que el stress produce desbalances hormonales que llevan a una supresión del sistema inmune, haciéndolo más sensible a procesos infecciosos y demás enfermedades. En cambio, un cuerpo sano, limpio y bien alimentado no se estresa fácilmente.

El ser humano cuando está enfermo no tiene falta de medicación, tiene seguramente exceso de esta! No hay tiempo ya de darle al cuerpo un respiro y evaluar que sucede. Las fiebres son cortadas de golpe y vistas como enemigas. Siendo un mecanismo tan importante de defensa, la aniquilamos apenas levanta vuelo, dejando con esto al sistema inmune sin actuar. No nos detenemos un segundo a analizar porque nos duele tal o cual parte. Simplemente debemos neutralizar el dolor o el síntoma rápido para poder seguir adelante. A eso nos ha acostumbrado la vida moderna.

¡Debemos cambiar! Regresemos a las bases. Regresemos a la buena alimentación, alejada de productos refinados como lácteos, harinas y azucares. Existe vasta información que prueba el daño que nos están haciendo estos productos. No podemos pretender estar sanos comiendo comida chatarra, grasas trans, harinas, azúcar,  sal refinada y demás productos de la vida moderna. Regresemos a la buena cocina de casa.  Comprendiendo que  la detoxificacion y nutrición son las bases esenciales de la vida humana en la salud y en la enfermedad, bases esenciales de todo tratamiento, podremos recuperar esa calidad de vida que nos debemos. Esto es una verdadera medicina, una Medicina de Calidad de Vida

[sharethis-inline-buttons]

  • ¡Separa tu cita aquí y ahora llamando al 042380646!

  • Contáctenos
Leave a reply