Cuando un paciente es expuesto a un procedimiento quirúrgico, usualmente nos preocupamos de que este termine bien con respecto a la anestesia y a la buena evolución de acuerdo al tipo de cirugía. Sin embargo, existen situaciones a nivel celular de las cuales no nos percatamos, influyendo tremendamente en la evolución y resultado a corto, mediano y largo plazo.

Todo proceso quirúrgico es estresante a nivel emocional y a nivel celular. Antes de entrar al quirófano, ya se están produciendo descargas de adrenalina y cortisol como respuesta a la ansiedad del mismo proceso, por más sencillo que este parezca. Esto lleva al organismo a tener un aumento en la producción de radicales libres, moléculas que cuando aumentan demasiado en cantidad, pueden dañar a las células sanas.Es por este motivo que preparar el cuerpo para una cirugía y ayudarlo en su recuperación a nivel celular, es de suma importancia.

En esta preparación podemos hacer uso de varias técnicas. Siendo en primer lugar: el uso de antioxidantes por vía endovenosa y de suplementos nutricionales que permitan al organismo entrar al quirófano con un stress menor y con un sistema inmune bien modulado.

Posterior a la cirugía ocurren dos situaciones que debemos tener cuidado. La primera, los efectos secundarios de la anestesia que se use. Más allá de la náusea o el vómito, hay efectos de deterioro cognitivo, mental, alteraciones de sueño en pacientes adultos y niños que se suscitan después de la cirugía. Esto lo podemos prevenir en gran medida con el uso de antioxidantes en dosis altas apenas termine el acto quirúrgico.

La segunda situación, es quizás la más temida o la más consultada. Las infecciones post quirúrgicas y la cicatrización de la herida. En ambos casos es indispensable el uso de medicamentos antinflamatorios naturales como la cúrcuma, y de una buena nutrición orthomolecular, que usualmente logramos con suplementos como Eveliza o Espirulina. Por otro lado, usamos sueros de Vitamina C en dosis elevadas como inmunomodulador porque estimula la actividad de un tipo de célula llamada fibroblasto, que a su vez estimulará la producción de colágeno en la piel, con lo cual la cicatrización siempre va a ser buena.

Como se pueden dar cuenta, si vas a realizar una cirugía programada como por ejemplo las estéticas, debes siempre de proteger tu organismo antes y con mayor razón, después de la cirugía. ¡Tu cuerpo te lo agradecerá eternamente!

Nos vemos pronto

Dr. Rafael Serrano Rumbea

Leave a reply