Cada vez más vemos que dentro de los síntomas expresados por los pacientes en las consultas medicas diarias aparece el cansancio y la fatiga crónica. Es que ahora todo el mundo esta cansado, fatigado y no rinde en sus quehaceres diarios. Es como si la pila que nos gobierna se perdiera a medio día y solo nos queda recargarla con café o estimulantes.

“Es como si la pila que nos gobierna se perdiera a medio día y solo nos queda recargarla con café o estimulantes.”

Personalmente hace muchos años, me veía sumido en este sufrimiento. Me costaba algo de esfuerzo empezar el día. Transcurridas algunas horas de la mañana me sentía mejor, pero luego al atardecer venia la marea de cansancio que me dejaba agotado. Recuerdo alguna vez haber tenido que detener una consulta médica para dirigirme al baño a lavarme la cara, pues el cansancio era demasiado y la actividad que había realizado no era exagerada en el día. Simplemente las baterías estaban bajas pese a dormir y comer en cantidades suficientes.

Cuando hice cambios en mi vida, especialmente en lo que a alimentación se refiere, pude apreciar como la energía iba volviendo poco a poco al cuerpo.

Los primeros cambios que hice fue alejar de mi alimentación diaria las harinas procesadas como el pan, fideo, galletas, tortas, dulces, etc…e inclusive disminuir el consumo de carbohidratos como papa, arroz, yuca y granos de mi dieta diaria, pues estos, a pesar de ser naturales y no procesados, contribuían al aumento de mis niveles de colesterol y triglicéridos, los cuales causaban sueño y cansancio además de otro síntomas.

En mi caso personal, el desbalance que me producía sueño estaba ligado a la producción exagerada de lípidos en el cuerpo, producto de la alimentación desbalanceada que llevaba en esa época.

En otros casos, la causa puede ser desordenes hormonales como el hipotiroidismo donde uno de los síntomas más comunes es la fatiga y el cansancio crónico. Y de igual forma, esta condición está relacionada, detonada y exacerbada por la alimentación.

De hecho cualquier enfermedad o condición que tenga como síntoma el cansancio o la fatiga, la podremos atar directamente con el estilo alimentario.

El consumo de grasas refinadas, carbohidratos procesados, comida chatarra, gaseosas, jugos de frutas, azúcar refinada, sal refinada y lácteos procesados va a producir en corto o mediano plazo muchos síntomas en el cuerpo, los cuales de acuerdo a la idiosincrasia propia de cada individuo, lo llevará a desarrollar síntomas en uno o más sistemas u órganos del cuerpo. Unos desarrollaran hipertensión, otros diabetes, otros cáncer, otros migrañas y así sucesivamente, pero en todos los casos estará presente el cansancio y la fatiga.

Si tienes estos síntomas, no dudes en empezar a limpiar tu dieta de productos procesados. Creeme, el cambio será rápido y volveras a recargarte al 100%.

Leave a reply